Ideas para planear tu boda en un destino turístico

Ideas para planear tu boda en un destino turístico

Una de las mejores formas de sellar el compromiso de compartir la vida con esa persona especial es haciéndolo en un lugar cuya belleza o exoticidad armonice con lo que sentimos.

La mayoría de las personas tenemos un destino de viaje preferido o uno al que soñamos ir en algún momento de nuestras vidas, y qué mejor que hacerlo junto a quien amamos y para esa ocasión anhelada por muchos, que es la de la boda.

Sí, celebrar tu boda en una playa, una casa de campo, una antigua hacienda o hasta en un destino ecoturístico es una gran forma de resaltar la naturaleza extraordinaria del evento. También puede ser una motivación extra para que todos los invitados asistan.

Sin embargo, planear una boda así no deja de ser un reto. Temas como el lugar donde se llevará a cabo la ceremonia, la reservación del salón de banquetes y la coordinación y traslado de los invitados requerirán una planeación más compleja y anticipada.

Pero si casarte en algún rincón paradisiaco de nuestro país es tu sueño, no tienes que renunciar a él. En esta nota te daremos algunas ideas para que puedas lograrlo.

Elige un lugar accesible

Por “accesible” me refiero a un destino al que tus invitados puedan llegar sin mucho problema, con las opciones de transporte que tengan a su alcance; ya sea en su propio auto, en autobús o en los vuelos de una aerolínea económica, como Interjet. De esta forma lograrás que todas o la mayoría de las personas a las que quieres junto a ti en ese día tan especial puedan asistir.

Si quieres más exclusividad y prefieres un destino que no sea tan comercial y turístico, procura que al menos esté cerca de una ciudad o población de fácil acceso y que tus invitados tengan opciones de traslado.

Comenta la idea con tus familiares y amigos

Sabemos que la lista de invitados a una boda puede extenderse demasiado, pero también es cierto que hay personas a quienes invitamos por compromiso y otras a quienes definitivamente queremos a nuestro lado ese día.

Antes de hacer demasiados planes, reservaciones y gastos, platica con ese grupo de personas cercanas y considera su situación. ¿Están dispuestos a hacer el viaje? ¿Tienen las posibilidades económicas y de tiempo para solventarlo? ¿En qué temporada les resultaría más sencillo trasladarse?

Poner de acuerdo a un grupo de personas, aunque no sea tan numeroso, no es nada sencillo y tampoco lograrás dar gusto a todos, pero el considerar la opinión de tus seres queridos te dará pautas para organizar mejor las cosas, puede ayudarte a obtener alguna ayuda que tal vez no esperabas y si por alguna cuestión hay quienes no pueden acompañarte, al menos sentirán que hiciste todo lo posible por incluirlos.

Evita las temporadas altas

Aunque la boda sea un evento de un día, o de un fin de semana, cuando implica viajar, si eliges una temporada vacacional o de días festivos, las cosas pueden complicarse demasiado.

A menos que la celebración se lleve a cabo en una casa de tu propiedad o que puedas alquilar, será necesario reservar alojamiento. Y salvo que las distancias sean cortas y todos puedan trasladarse en sus automóviles, también será preciso reservar vuelos o viajes en autobús.

Mejor no compliques las cosas para ti y tus invitados, y elige un fin de semana que no coincida con puentes, vacaciones, ni días festivos.

Asesórate con una agencia especializada

Elegir destinos de viaje para celebrar bodas es algo cada vez más común, por lo que tanto las agencias de viajes como las de planeación de bodas pueden darte opciones y servicios para que la organización sea más fácil.

Investiga, planea y encuentra ese lugar paradisiaco donde celebrar uno de los días más importantes de tu vida.