Las lecciones de manejo

Mis hijos adolescentes desde hace unos meses me han estado pidiendo que les enseñe a manejar  pero mi esposa piensa que aún no es tiempo pues dice que espere hasta que por lo menos cumplan diecisiete años, considero que es bueno que aprendan jóvenes antes de que les de miedo puesto que eso fue lo que a ella le sucedió, quiso aprender a los veinte años pero la persona que le estaba dando las lecciones era un antiguo novio y este tipo no fue para nada paciente ya que le gritaba mucho al darle instrucciones por lo cual lógicamente desistió de la idea, ese es el motivo por el que ella hoy por hoy no sabe conducir y tampoco se anima a que le enseñe.

He estado buscando alguna solución viable, después de pensar un poco que podía hacer estoy tratando de conseguir un espacio seguro, sin que haya otros autos para que de esa manera primero generen confianza antes de que comiencen  a manejar por las calles.

Al inicio  de la semana se me ocurrió la idea de visitar un negocio de venta de trafitambos para comprar unos y con ellos delimitar un carril de la calle donde vivimos para practicar y así evitar que haya flujo vial al cual entorpezcamos con las improvisadas clases de manejo, pero lo que más me interesa es que no se pongan nervioso tanto mis dos hijos así como ella y que les permita practicar sin que sienta tanta angustia, preocupación e histeria. Ya tenía el plan completamente hecho en mi cabeza todo estaba resuelto; pero mi esposa me puso los pies en la tierra puesto que me dijo que podía meterme en problemas con la autoridad por cerrar la circulación aunque no sea totalmente, además me hizo pensar y darme cuenta de que no podía hacer algo así puesto que a los vecinos les podía molestar el que yo tomara una decisión como esa, sin consultar su opinión o pedirles su autorización.

Esta vez ella tiene razón y obviamente me dejo sin palabras, pero ya tenía mis trafitambos y  no pensaba darme por vencido antes de intentarlo de modo que redacte un escrito al cual le anexe una hoja en blanco para recolectar las firmas y autorización de mis vecinos para cerrar el carril durante el lapso de una hora por las noches esperando que no les moleste, me preocupaban un par de ellos. El fin de semana aproveche para comentar mi propósito con la mayoría de ellos pero me asombro tanto que a los que yo temía que no estuvieran de acuerdo fue totalmente al revés, lo único que me pidieron a cambio fue que si le podía dar unas clases a su hijo porque  está apunto de la mayoría de edad, acepte sin problema alguno. Otros  me pusieron como condición que esto no lo hiciera muy temprano para no obstruirles la entrada de sus casas y otros comentaron acerca de que si me voy a dedicar a dar clases de manejo para mandar a sus  hijos.

Ayer realizamos el primer día de lecciones y nos fue muy bien espero que no tarden mucho en aprender para poder enseñarles a los demás jóvenes del fraccionamiento ya que sus padres me apoyaron y a manera de agradecimiento por el favor que me brindaron, lo haré como una actividad motivacional para ellos y estableceré un horario de días para que todos tengan la oportunidad de practicar por igual.